Corazón en quiebra

Se me acabaron los cartuchos,
ya no tengo más para dar,
agotó usted mis existencias de paciencias,
ni siquiera encuentro ya más impaciencias,
tampoco me quedan amores ni cariños,
ni siquiera compasiones ni piedades,
hasta que vuelva a pedir solo me quedan,
indiferencias,
si quiere también tengo palabras frías,
o en su defecto silencios eternos,
en breve tengo un nuevo producto por si le interesa,
estoy preparando una buena despedida,
de esas que saben a alegría y libertad,
así que dígame usted,
señor exprimidor de corazones,
se queda usted conmigo,
o prefiere cambiar de máquina ya??
Aquí ya no se admiten quejas ni reclamaciones,
para más información puede usted contactar con su corazón o su memoria,
a ver si ellos le solucionan el mono de amor,
pues dejó usted mi corazón en quiebra,
de tantas deudas sin pagar,
se me vendió usted como el mejor cliente,
y solo fue un estafador sin dignidad,
aquí ya no aceptamos corazones que se venden,
aquí ya no hay sitio para nadie más…

Un comentario en “Corazón en quiebra

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: