Como un camaleón

Y así sin más,
ahuyentar cualquier esperanza,
de volver a tropezar,
no soy quién para aconsejar,
ni la más sensata,
para ayudar a quién se hace mal,
solo soy una pequeña mujer,
que siente y que padece,
que ama y que siente,
que relaja y que enloquece,
que sufre y que agradece,
por hacerla sufrir,
para brillar cuando amanece.

Solo soy una pequeña golondrina,
que vuela hacia la estupidez,
por creer que era alguien en su vida,
por pensar que era más que un burdel.

Soy una linda flor de primavera,
de esas que florecen en los campos sin cuidar,
de esas que aguantan vientos y tormentas,
y aun así florece y florece sin cesar.

Soy una serpiente escurridiza,
que te ofrece el pecado sin avisar,
que te invita a despertar,
de esa pesadilla que te atormenta sin piedad.

Soy un lindo gatito,
que se acerca a unos pocos sin molestar,
al que todos desean acariciar,
pero solo él elige a quien saludar.

Al fin y al cabo,
porqué elegir siempre el mismo patrón,
si puedo ser como un camaleón,
adaptando mi apariencia según la situación.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: