Bendito desamor

Bendita soledad,
que me habla y me sana,
benditos tus desplantes,
que me lanzaron a la nostalgia.

Benditos fueron tus desprecios,
que me abrieron las alas,
qué románticos tus silencios,
que me invitaron a conversar con el alba.

Odiosos fueron tus besos,
que confundieron el teatro por pasión,
traicioneros tus abrazos,
que me despistaron el corazón.

Anhelo mi ilusión,
la que absorbiste con tus engaños,
ahora sólo busco mi pasión,
en cada mañana cuando me levanto.

No busques más amor,
si no quieres ser amado,
arregla tu dolor,
y entonces,
si aún te recuerdo,
hablamos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: