Memorias de impotencia

Tanto por contarte, tanto por decirte, tanto por mirarte… Un día más, un día menos de espera, una hora más, una hora menos de tu ausencia, los minutos cada vez más largos, ya perdí la cuenta de cuántos, la recta final pesada y constante, parece infinita cuando la tienes enfrente, me olvidé de vivir de verdad, ahora solo me río de todo lo que viene, porque sé que también se irá, así como llegaste tú un día y te obligaron a irte sin más. Dices que ya viví guerras suficientes, que se como hacerlo para llevar esto de una forma elegante, viví situaciones duras efectivamente, pero como todo el mundo, no soy por eso diferente, y aquí me han pillado y ya no sé como ser coherente, hay mucha injusticia sin calma, levanté los pies del suelo, y ahora solo pienso en pensarte. Perdí la audición de tanto silencio, nada ahora me hace sangrar por mucho que intenten, me volví inmune a cualquier palo que venga y se me acabaron las balas por disparar tanto ciegamente, como pueden jugar así, pierden el tiempo contigo y lo saben, pero si pides seguridad en la calle, te dicen que la seguridad es relativa , no me lo invento yo me lo dijo un día un policía y se quedó tan campante, no entiendo  este sistema indecente, hacen que te vuelvas loco sinceramente, los argumentos sin esperanza juegan contigo, de un profesional supuestamente, solo queda afrontar sus trampas y agachar cabeza, siempre ganan en todo, luchas y luchas y ellos esperan a que te canses tranquilamente. No quiero atacar a nadie, no vaya a ser que la tomen conmigo por expresar la realidad que crearon hipócritamente , no se creen ni ellos lo que dicen, sientes su risa silenciosa con cada palabra que sueltan falsamente,  intenté confiar en la buena fe de toda ley impuesta correctamente, y sí, lo hacen muy bien cuando quieren, y cuando no, borran archivos y aquí no ha pasado nada y seguimos jodiendo a la gente, dan ganas de joderles la vida, pero no puedes, así que te comes la ira y sigues luchando como puedes, cuando esto termine no me quedará otra que vivir al margen de todo sistema para siempre, antes estaba segura, ahora ya me da asco vivir en este país de mierda donde nadie es feliz y encima es normal según dice la gente. Así es la vida suspira el ignorante , no me extraña tanta depresión y tanta pastilla para sonreír mientras te dan por todas partes, yo me piro de aquí, pues esto es el país de sálvese quien pueda, dan ganas de morirse pues peor que esto dudo que sea, algo bueno que decir… perdí todo miedo de quien me venga a amenazar, te obligan a ser fuerte, tanto que te olvidas casi de llorar, aquí solo aguantamos unos pocos con la cabeza alta a toda batalla ganada o perdida que más da… no importa que les calles la boca, ellos siempre ganarán , ya ves como una dictadura dicen algunos, que más falta para que esto explote en sus caras y nos dejen ya en paz, nacimos para algo más que para ser esclavos de su riqueza y víctimas de su maldad.

2 comentarios sobre “Memorias de impotencia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: