La brisa marina

El sol se acaba de ir,

y la brisa marina me empieza a hablar,

me susurra que me relaje,

que por hoy ya es suficiente,

me cuenta que lo mejor está por llegar,

que me relaje a su merced,

y que me deje peinar,

que no piense esta vez,

y me recuerda que antes ya viví esta adversidad,

y que esta vez supe vivirla y dejarla pasar,

que se siente orgullosa de mí,

también me dice que para bien o para mal,

lo que tenga que pasar, pasará,

pero que esté tranquila,

pues todo está planeado ya,

lo que deseé un día,

vendrá a mí una tarde o mañana quizás,

me dice que es una sorpresa,

que no espere más,

pues hasta que no me olvide de ella,

no va a dejar que me venga a buscar.

Apreciada brisa marina,

cuántas lunas llevamos ya,

de risas y de juergas,

de llantos y tristezas,

me conoces mejor que mi cuaderno de poemas,

querida consejera,

esta noche seguiré a tu lado un ratito más,

te mereces mi presencia,

pues contigo siempre recibí calma y libertad,

apreciada amiga,

sabia consejera,

gracias por estar siempre a mi vera,

me prestas tu libertad,

cuando me siento prisionera,

me aconsejas cada noche,

aunque nos abandone la luz de la luna,

suave y discreta amiga marina,

guardaré nuestro secreto,

como bruja que oculta su don de hechicera.

2 comentarios sobre “La brisa marina

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: