El arte de florecer

Volvió la inspiración,

mi libertad de expresión,

el entusiasmo de sentir,

la paz de volver a dormir,

la adrenalina de luchar,

la satisfacción de lograr,

caminar entre minas,

y salir airosa de cualquier malestar,

la tranquilidad de volver a respirar,

sin que te aprieten las cadenas al caminar,

sin que te ahogue el nudo al hablar,

sin que quite el sueño la infelicidad.

Saludar a cualquiera por la ciudad,

encontrarse a gusto entre compañeros al trabajar,

disfrutar del silencio cuando llega la hora de descansar,

pensar en nuevos proyectos,

y que se te dispare la serotonina sin más,

acostumbrada a la felicidad artificial,

nuevas sensaciones por fin me empiezan a brotar,

como una semilla que al plantarla debes regar,

te riegas día a día con curiosidad,

sin esperar nada,

sin saber lo que vendrá,

hasta que un día floreces sin avisar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: