Maldito maestro

Mi maestro enternecedor,

tú el que pone límites a nuestro amor,

el que me sienta con sutileza,

a reflexionar con endereza,

él calma mis impulsos,

el que daña con los sustos.

Mi gran mentor,

el que me busca cuando ya no estraño,

el que me pierde con el engaño,

el que me calma de vez en cuando,

el que me altera con  desencantos.

Mi mundo ya no te quiere a mi lado,

se enfada y me confiesa,

que nunca seras un buen abrazo,

me aconseja que deje de darte vueltas,

que tú te aprovechas de mi gentileza,

que quizás me quieras,

pero que escondes a un lado demasiado maleza.

Mientras más te cedo de mi,

menos tengo pa mi,

cuando estoy cerca de ti,

me invade el cansancio y un profundo sin vivir,

pero tú ya estas lejos,

lleno y pletórico de mi elixir,

no estás para socorrerme,

temporalmente yo dejé de existir.

Jodida pero contenta,

como dice Buika,

la clava en el tema.

Feliz por haberme dado cuenta,

en pocos días,

volveré a ser la que era.

https://youtu.be/E58_5-FC3k4

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: