Las cartas sobre la mesa

Las cartas sobre la mesa,
y la imaginación ya me pesa,
me pide que quiere dejar de ser mi presa,
que la suelte y la deje volar.

Lista ella, que sabe fluir,
bonita ella cuando se manifiesta,
locura es cuando se me escapa entre disfraces,
sutil y amable cuando quiere acunarme,
mi mundo, mi esencia,
ella es la que me escucha,
y transforma mis demonios,
en compis de combate,
abraza los odios de mis oídos,
se deja pinchar por mis espinas,
y sangra en versos cuando está lista.

Universo infinito es mi mente cicatrizada,
alimentada por traumas olvidados,
souvenirs fósiles en mi escondite temporal,
vivencias borrosas se manifiestan en mi corazón,
otra dimensión hecha oscuridad,
y ahí está la imaginación,
urgando en ese desordenado cajón,
caos de sentimientos enjaulados,
dispuesta ha encender una vela,
a ese pozo que todos guardamos dentro,
imaginación bendita herramienta,
cualquiera es capaz de darle rienda suelta,
terapia personal para quién la quiera,
nadie es más ni menos por usarla,
debería ser ley de imposición para vivir la vida.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: