La oveja negra

Cómo ser la oveja negra,
sin morir en el intento,
me pregunto yo siempre,
que me miran con caras raras,
tan claro lo veo yo,
tan oscuro el resto de mundo,
y es que habrá quien me entienda,
cuando pienso,
¿enserio vas por ahí?
pero si no das más que tumbos,
y me río por dentro,
no vaya a ser que me gane otro tormento,
calladita la boca,
que así estás más mona,
claro es verdad,
que yo soy la loca,
aish…llegará el día,
en que mi verdad será gritada,
cuando ya esté enterrada,
y susurre a los oídos de los que gobiernan este mundo,
a lo bucle infinito nocturno,
me cargue sus seseras,
y me los lleve de vuelta al inframundo…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: