Nuevas adicciones fuera de su cueva

Ella ya no quería a nadie a sus pies, era feliz con su café de las mañanas, su silencio de madrugada y el trabajo que de momento la sostentaba. Sus libros y escritos le abrazaban el alma de sol a sol, poco a poco se fue alimentando de letras y más letras, a la vez,Sigue leyendo “Nuevas adicciones fuera de su cueva”

El cuento de la niña y el maldito bufón

La esperanza me robó la razón, me ocultó la obsesiva confusión, me enseñó la utopía de una ilusión, la creencia de un amor que decía ser mi bendición. La inocencia de mi niña interior, me dejó entregar mi amor a cualquier bufón, le pedí que lo cuidara, pues se me había olvidado su funda enSigue leyendo “El cuento de la niña y el maldito bufón”

Conversación de paseo

Y así caminó, a sus espaldas, mil y una aventuras pasadas, y aprendizajes a puñados y a puñaladas, y empezó a darse cuenta, de cuánto se necesitaba a sí misma. Se dió cuenta, de que a pesar de las buenas intenciones, y el buen corazón que ella tenía, la malicia y el egoísmo ganaba anteSigue leyendo “Conversación de paseo”

“A contra reloj” (Pequeño relato)

Cómo cada mañana, se levantó de la cama, y se dirigió hacia la cocina para poner la cafetera; encendió la chimenea y seguidamente se sentó relajadamente en su mecedora ,encendiéndose un cigarrillo mientras observaba cómo el fuego empezaba a nacer lentamente, hasta cubrir los troncos que emitían unos finos pitidos, y desprendían ese olor aSigue leyendo ““A contra reloj” (Pequeño relato)”

Realidad paralela

Me critican aquellos que me envidian, me boicotean aquellos que me temen, me buscan aquellos que me abandonan, me aman aquellos que me odian. Por fin me reencontré, y ahora que me tengo me cuidaré, y ahora que me cuido viviré, en mi propio cuento que una noche inventé, entre sueños de mi niñez… SeSigue leyendo “Realidad paralela”

La eterna incomprensión

Ella lo cuidaba como a nadie, lo mecía en su regazo cada noche, le contaba cuentos en sus sueños, le acariciaba la cabeza mientras él tranquilo descansaba en su inmensa paz. Ella sabía porqué él no levantaba el ánimo, ella sabía toda la verdad aunque él jamás supo confesar, ella no le pedía explicaciones puesSigue leyendo “La eterna incomprensión”

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora